jueves, 25 de octubre de 2012

Prevención de las recaídas

Una vez que se ha encontrado un fármaco que ayuda a la persona a mantenerse en buen estado es muy importante que siga administrándose el tratamiento. Pero la falta de conciencia de la enfermedad y sus consecuencias supone uno de los principales problemas.
Una persona que no se considera enferma difícilmente aceptará tomarse la medicación o seguir cualquier otra medida terapéutica. Este incumplimiento del tratamiento farmacológico es un hecho muy frecuente en la esquizofrenia, ya que estas personas se encuentran bien y creen que este fármaco les ha “curado” (pero como ya vimos en entradas anteriores no existe tal curación).
Las intervenciones psicoeducativas son una parte importante de los programas de rehabilitación, siendo fundamentales en aquellos sujetos con un alto riesgo de recaída.
Los objetivos que se pretenden con la psicoeducación son los siguientes:
·         Proporcionar información comprensible y actualizada sobre la enfermedad mental.
·         Mejorar la adherencia al tratamiento.
·         Prevenir las recaídas.
·         Favorecer la conciencia de enfermedad y las consecuencias del estigma asociado a la enfermedad.
·         Promover el mayor grado posible de autonomía del paciente en todos los aspectos relacionados con su enfermedad.
·         Normalizar y promover la relación terapéutica entre el paciente y el equipo asistencial
Existen unas estrategias de evaluación relacionadas con los programas de psicoeducación y prevención de recaídas.
CONCIENCIA DE LA ENFERMEDAD:
El término insight se refiere a la capacidad del paciente para reconocer que padece una enfermedad mental. La falta de conciencia de enfermedad es uno de los síntomas más frecuentes en la esquizofrenia, encontrándose en más del 80% de los pacientes.
El reconocimiento de los síntomas y su atribución a la enfermedad deben distinguirse (los síntomas pueden atribuirse a falta de sueño, una enfermedad física, etc.). Un completo insight se refiere no sólo al trastorno en el presente, sino también al trastorno en el pasado y a la posible evolución futura.
Sin una adecuada conciencia de enfermedad no se van a poder asentar los cimientos de la "recuperación". La falta de conciencia de enfermedad va a dificultar las relaciones de los pacientes con sus familiares y los profesionales. Los pacientes van a sentir que los familiares y los profesionales con los que se relacionan no comprenden lo que les ocurre. Los familiares y profesionales se van a sentir frustrados ante la falta de reconocimiento de la enfermedad y el rechazo de los pacientes a la ayuda que se les ofrece.
AFINIDAD AL TRATAMIENTO:
En los últimos años, se han discutido ampliamente las implicaciones y connotación del término “cumplimiento” y el uso de un término alternativo: “adherencia”. Algunos autores han planteado que el uso de “adherencia” sería mas adecuado ya que “cumplimiento” sugiere que el paciente siga de forma pasiva las órdenes, sin hacer hincapié en que el plan terapéutico debe tener como base una alianza o acuerdo entre el paciente y el profesional que lo atiende. En la literatura científica ambos términos (adherencia y cumplimiento) suelen utilizarse indistintamente.
Tampoco existe un consenso respecto a lo que se considera un nivel de cumplimiento adecuado del tratamiento farmacológico. En distintos estudios se considera que tasas superiores al 75-80% son aceptables, mientras que en otros las tasas deben superar el 95% para que se considere un nivel de cumplimiento adecuado.
El incumplimiento de las pautas farmacológicas no es un problema exclusivo de las personas que sufren trastornos mentales y, por ende, tampoco de los pacientes esquizofrénicos. Este fenómeno ocurre en cualquier patología, pero sobre todo en aquellas de carácter crónico que implican que el tratamiento se mantenga a largo plazo.
Se ha demostrado ampliamente que la adherencia al tratamiento es un elemento crucial para la evolución de la esquizofrenia y sus consecuencias en cuanto a costes económicos, sociales y psicológicos son enormes. Por tanto, parece claro que es necesario incorporar su exploración y evaluación en la rutina de la práctica clínica, con el objetivo de poder hacer una estimación lo más correcta posible del cumplimiento que permita llevar a cabo una acción precoz en caso de no adherencia o adherencia parcial.
FACTORES DE RIESGO: PREVENCIÓN ANTE UNA RECAÍDA
La tasa de recaídas asociada a la esquizofrenia, a pesar de que contamos con tratamiento antipsicótico y estrategias psicosociales que han demostrado su utilidad sigue siendo elevada. Los pacientes y los familiares puedan ser más efectivos en la prevención de recaídas.
Los factores de protección, ante esta recaída serían aquellas variables que disminuirían la posibilidad de un episodio psicótico en un individuo vulnerable.
Por ejemplo:
·         Correcta toma de la medicación.
·         Ambientes con un adecuado nivel de estimulación.
·         Tratamientos psicosociales.
·         Tratamientos psicoterapéuticos ajustados.
·         Adecuado soporte familiar y social.
·         Actividades de ocio y laborales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada